Traducción jurada a domicilio, escaneada o en mano. ¿Qué método elegir?

traductor-jurado-a-domicilioExiste cierta confusión con respecto a la entrega de una traducción jurada. Un traductor jurado dice que debe entregarse en persona, otro que puede enviarla, otros incluso la envían por correo electrónico. Algunos incluso ver el original en persona antes de entregar el documento. Pero, ¿cuál es el método de entrega de traducciones juradas correcto? ¿Es válido enviar traducciones juradas a domicilio? En este artículo se aclaran todas estas dudas.

 

Cuando un cliente busca un traductor jurado, muchas veces lo hace pensando que si está en su misma ciudad seguramente sea más rápido. Es un error común. Si bien es cierto que estando cliente y traductor jurado en una misma localidad es posible la recogida en mano, esto no significa que vaya a ser más rápida, ya que el tiempo de realización podría ser superior al de, por ejemplo, un traductor en el pueblo a 20 km de la ciudad. También podría no haber disponibilidad de traductores en la ciudad (no siempre hay traductores jurados en cada ciudad, o puede que haya muchos traductores jurados de inglés pero ninguno de chino o de turco, como el caso del único traductor jurado de turco en España,  que por decisión propia no quiere ejercer la profesión y los que busquen juradas de este idioma deben procurarlas en Turquía).

Esto es lo que sería ideal para entregar las traducciones juradas 🙂

 

La normativa sobre traducción jurada* indica claramente que la traducción jurada debe emitirse en papel, pero en ningún caso dice que no se pueda escanear también, por lo que es decisión de cada traductor jurado escoger si lo hace o no.

A continuación se exponen las diferencias y posibilidades de la entrega de una traducción jurada a domicilio, escaneada o en mano:

 

1) Entrega de traducción jurada a domicilioentrega-traduccion-jurada-ingles

Como NO ES NECESARIO ver el original ni cotejarlo, ya que el traductor jurado solamente es fedatario de su traducción y no de la veracidad de documentos oficiales), este es el método más cómodo para el cliente. No se mueve de su domicilio y recibe las traducciones juradas en su buzón (sin necesidad de estar presente) o en persona. Aunque pueda parecer baladí, los métodos de envío marcan la diferencia de manera significativa. No es lo mismo enviar la traducción por correo ordinario que por correo certificado o mensajería.

-El envío ordinario no es recomendable ya que no tiene número de seguimiento.

-El envío por correo urgente no está certificado, pero tiene un número de seguimiento y tiene un plazo máximo de 48 horas (casi siempre 24) a un precio razonable.

-El envío por correo certificado tiene entrega garantizada a un precio razonable, pero el tiempo de entrega es superior a 48 horas (es el de una carta ordinaria como máximo, aunque en ocasiones puede llegar en menos tiempo).

-El envío por correo certificado urgente está garantizado en menos de 48 horas, tiene número de localizador, pero su precio se aproxima al precio de un servicio de mensajería, por lo que a veces compensa más este último.

-Envío por mensajería: es el más caro pero a veces es lo más fiable y rápido. Existen modalidades de todo tipo, como 24 o 48 horas, antes de las 8, de las 12 o de las 19, e incluso algunas empresas ofrecen servicios de entrega de traducción jurada en el mismo día. Lógicamente, el precio varía de más alto a más bajo dependiendo de nuestras exigencias. Algunas mensajerías han dejado de ofrecer el servicio del mismo día ya que cuando lo realizaban entre localidades lejanas (por ejemplo, de Madrid a Barcelona) no podían asegurar la entrega debido a los retrasos en los vuelos y luego debían devolver el dinero, con lo que antes de escoger este envío lo mejor es consultar con la mensajería si garantizan la entrega o no (por gracioso que parezca, el servicio “mismo día” de algunas no garantiza la entrega de la traducción en el mismo día).

El sistema de envío de traducción jurada a domicilio no está exento de inconvenientes, ya que si bien el traductor se ahorra tiempo de gestión personal con el cliente y puede enviar varias traducciones en un mismo momento, es necesario gestionar muy bien el tema del pago para evitar quedarse sin cobrar:

Cobro por adelantado (transferencia bancaria): es lo más seguro, ya que un traductor no puede saber quién es el cliente. Algunos traductores creen erróneamente que no tendrán clientes si deciden utilizar el cobro por adelantado, pero la realidad demuestra que es lo más normal y que ningún cliente protesta si se le ofrecen suficientes garantías (prueba de identidad, comprobación de datos, etc.).

Cobro contra reembolso: esta modalidad permite entregar la traducción SOLO una vez el mensajero o cartero haya cobrado. Lo bueno es que un cliente malintencionado no tendrá nunca la traducción a menos que pague. Lo malo es que el cliente no quiera pagar y no acepte la entrega, con lo que al final será el traductor jurado quien pague el envío fallido y se quede sin cobrar un trabajo ya hecho. Si se trata de una empresa, conviene pedir al cliente que firme y selle (con el sello oficial de la empresa) el presupuesto, de forma que el traductor tenga una prueba de solicitud del servicio. Si es particular, este sistema de cobro es peligroso. Y por si todo esto fuera poco, este servicio es más caro que el envío normal, ya que la empresa de mensajería o el servicio de correos cobra una comisión.

 

2) Entrega de traducción jurada escaneada

Es uno de los métodos más cuestionados por los traductores jurados. La normativa no indica si se pueden o deben entregar las traducciones juradas escaneadas. Las razones son evidentes: una copia escaneada podría ser una falsificación con Photoshop, se pueden modificar datos, etc. Si bien está claro que una autoridad u organismo NO debería aceptar una traducción jurada escaneada (o impresa a partir de una escaneada), no está prohibido escanearla para que el cliente tenga una copia, pueda manifestar su conformidad con el trabajo o simplemente pueda adelantarla al organismo que se la solicita. Es en este punto donde prima el criterio de aceptación por parte de la autoridad solicitante, ya que si aceptan una traducción jurada escaneada, entonces el cliente podrá presentarla, aunque legalmente no tenga validez (en España).

 

3) Entrega de traducción jurada en mano

Es el método tradicional y cada vez más en desuso. ¿Por qué? Simplemente por el tiempo que un traductor jurado tarda en atender a un cliente que llega a su despacho, espera el presupuesto, se va, llama, vuelve al despacho a recoger la traducción, se le cobra y entrega la jurada y se va. Si bien en algunas ocasiones está más que justificada la entrega en mano, en la mayoría de los casos no. Además, esta modalidad también entraña peligro, ya que si el traductor jurado cobra en mano y no entrega factura, el cliente podría no saber si es un traductor jurado de verdad, por lo que SIEMPRE debe exigir ver el carné de Traductor Jurado del Ministerio de Asuntos Exteriores. Asimismo, también es peligroso para el traductor, ya que está abriéndole la puerta a un desconocido que podría no tener la mejor de las intenciones. En caso de escoger esta modalidad, lo más conveniente es pedir SIEMPRE la factura del trabajo realizado, a fin de evitar la evasión impositiva y para contar con una garantía legal en caso de tener que reclamar y que el traductor no quiera hacerse cargo.

 

*Referencias sobre la normativa aplicable a traducciones juradas:

– Orden de 8 de febrero de 1996

– Real Decreto 2002/2009, de 23 de diciembre

Real Decreto 2555/1977

– Real Decreto 889/1987

Real Decreto 752/1992, de 27 de junio

– Real Decreto 79/1996, de 26 de enero

 

 

2 Comentarios

  1. Lavinia Pirlog

    15/02/2015 at 15:34

    Muy útil vuestro blog. Gracias por compartir toda esta información.

    • Traductor Jurado

      16/02/2015 at 14:43

      Gracias Lavinia. Es un placer ayudar a los traductores jurados y a los que algún día quieran hacer el examen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2018 El Blog del Traductor Jurado

Tema por Anders NorenArriba ↑