Traducción jurada de un certificado de penales

¿Cómo traduce un certificado de penales un traductor jurado?

Consideraciones generales

Cualquiera que se dedique a la traducción jurada se habrá topado alguna vez con este tipo de documento oficial. Para los que estamos en España, se suelen hacer inversas de español a lengua extranjera (inglés o francés suelen ser lo más usual), aunque también es muy común recibir documentos de este tipo emitidos en Estados Unidos, Francia, Gambia, Senegal, Nigeria, Marruecos, India, Pakistán, así como países de Europa Oriental.

Para proceder debemos entonces diferenciar dos tipos de enfoque: traducción directa y traducción inversa.

Al ser común para todos los que estamos en España, creo que es menester comenzar por esta y no por la directa. El organismo encargado de emitir el certificado de antecedentes penales español es el Ministerio de Justicia, a través del Registro Central de Penados. Se puede obtener en las distintas gerencias territoriales de las comunidades autónomas o provincias, y si es en Madrid, en la Oficina de Atención al Ciudadano. Normalmente se puede apreciar su origen porque el mismo documento lo indica “Gerencia Territorial de Barcelona” o “MINISTERIO DE JUSTICIA en MADRID”.

Las gerencias territoriales son órganos administrativos de atención al ciudadano, por lo que lo más conveniente es aportar una traducción literal o muy similar (por ej., en el caso del inglés, podría ser “Regional Department” o similar). La traducción de lo que es el Ministerio de Justicia no debería tener mayores problemas, aunque hay países en los que los Ministerios son denominados de una forma etimológicamente muy distante de la española. En el caso de las lenguas europeas más comunes , la palabra es siempre muy parecida (Ministry, Ministère, Ministerium…). Una opción a la que recurren muchos traductores jurados es la de dejar el nombre del organismo en español y añadir mediante una nota al pie o entre corchetes una equivalencia o explicación para el lector de la lengua meta.

La segunda parte del documento es en donde se detalla lo más importante: si existen antecedentes, los datos del portador del documento, DNI, y finalmente, el motivo de la expedición del documento. En cada país existen preferencias para denominar este certificado, por lo que lo más conveniente es buscar en Google modelos del país del que queremos informarnos y aportar una traducción en base a nuestros resultados. Como mi lengua es el inglés, en este caso hay varias opciones, como Criminal Check, Clearance Certificate, FBI Criminal History, etc. Yo personalmente suelo usar la opción de Criminal Records.

La siguiente parte puede ser la más fácil o la más difícil para la traducción jurada de un certificado de penales. Si nuestro cliente no tiene antecedentes, entonces la traducción no tiene mayor complicación. El problema es cuando los tiene. La mayor parte de los condenados por algún delito que me llegan a mí suelen ser por conducción ebria o bajo los efectos del alcohol, pero también me he topado con casos de delitos mayores. En cualquier caso, lo más conveniente es consultar un diccionario de términos jurídicos para tener certeza de que el delito que conocemos en España como A tiene la traducción que creemos, ya que existen muchos falsos amigos o vocabulario particular que puede hacer que nuestra traducción se quede corta o, por el contrario, cargue más peso sobre la gravedad de los hechos del condenado. En inglés, una de las autoridades más reconocidas para la traducción de este tipo de jerga es Alcaraz Varó con su Diccionario de términos jurídicos. Si eres de otras lenguas y deseas aportar recursos para que podamos añadir y facilitar así la búsqueda de compañeros de otros idiomas, por favor, escribe o deja un comentario.

La última parte es la que especifica el por qué del documento oficial en cuestión. Principalmente se expiden con motivos laborales, cuya traducción no tiene problema, pero en otros casos puede ser por motivos matrimoniales, de creación de empresa, de obtención de VISA, y algunos más retorcidos que no son para nada habituales.

La parte de las firmas no presenta dificultades, aunque dependiendo de su lugar de expedición puede tener algunos detalles (como la Orden de 26/07/07 y Resolución de 17/09/07, de delegación de firma).

¿Es necesario traducir la Apostilla de La Haya?

El Convenio de La Haya estipula claramente que no es necesario hacer traducción (ni jurada ni normal) de la apostilla, por lo que la respuesta es NO. ¿Conviene hacerla? Eso es otra cosa. En alguna ocasión he sufrido el rechazo de una traducción jurada por culpa de algún funcionario prevaricador, y desde entonces tengo por normal aportar la traducción siempre, ya que de esa manera evito problemas para el cliente. Recordemos que la Apostilla (al menos la que se emite en España) tiene su formulario trilingüe, pero una cosa es el formulario y otra muy distinta su contenido. El cargo, los datos del sello/timbre, el lugar de expedición y los datos del certificador solo vienen en español. No tiene mucho sentido discutir con un funcionario extranjero cuando todas las apostillas son iguales y podemos tardar poco en copiar y cambiar el contenido.

Por último, aunque debería ser algo ya sabido, cabe recordar que los logos, símbolos, emblemas y demás marcas de un documento no pueden reproducirse, copiarse y transferirse a nuestra traducción, ya que tienen derechos de autor, propiedad intelectual o son la firma de alguien en particular, y su utilización podría traernos problemas legales. En muchas ocasiones me he topado con traducciones juradas que los incorporaban y he sido lo suficientemente responsable como para informar al compañero o compañera de lo que sucedía, pero todavía existe algún que otro traductor jurado que lo sigue haciendo de esta forma. Si bien la Oficina de Interpretación de Lenguas es muy laxa con su inexistente regulación sobre cómo hacer traducciones juradas, no podemos negar que sí existen leyes de propiedad intelectual, falsificación de documento público, etc., que sí pueden afectarnos si metemos la pata.

Si tienes alguna duda o consulta con respecto a la traducción jurada de un certificado de penales, por favor, escribe. Estaré encantado de poder aportar más datos a esta entrada.

 

 

 

1 Comentario

  1. Gracias por esta información. Tengo otra pregunta respecto a una traducción jurada de un certificado de penales en francés que tengo que traducir al espanol. Mi cliente va a trabajar en Venezuela, debería entonces adaptar el espanol al espanol de Venezuela? Cual es el procedimiento normal que se sigue en estos casos? Muchas gracias de antemano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

© 2017 El Blog del Traductor Jurado

Tema por Anders NorenArriba ↑